En medio del ascenso de Bolsonaro, Brasil elige presidente

0
69

Mañana Brasil estará ante una de las elecciones presidenciales más inciertas desde que recuperó la democracia en 1985. En un clima tenso por el ascenso de la ultraderecha de mano del ex militar Jair Bolsonaro y castigada por los estragos causados por los escándalos de corrupción y la crisis económica de los últimos años, el colosal país latinoamericano elegirá, en una polarizada disputa, entre Jair Bolsonaro y Fernando Haddad, a su próximo mandatario.

Bolsonaro, calificado como el “Donald Trump brasileño” y temido por su agresivo discurso contra las instituciones, lidera las encuestas en vísperas de las elecciones y tiene prácticamente asegurado su pase a la segunda vuelta, prevista para el 28 de octubre.

Según los pronósticos, su último escollo para llegar entonces a la presidencia del mayor país de América Latina sería Haddad, heredero del popular ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), pero también lastrado por los escándalos de corrupción de su Partido de los Trabajadores (PT).

Debido al impulso de la candidatura de Bolsonaro en los días finales de la campaña algunos analistas ven incluso como factible un triunfo en primera vuelta este 7 de octubre.

En los últimos días, el ultraderechista recibió el apoyo de buena parte de las élites económicas y de las influyentes iglesias evangélicas. “Es muy temprano aún, pero es posible que la decisión llegue en primera vuelta”, dijo a la agencia dpa el politólogo de la Universidad de Brasilia Antonio Flavio Testa, cercano a la campaña de Bolsonaro.

El ex militar, de 63 años, alcanza hasta el 35% de los apoyos en los últimos sondeos, mientras que Haddad, de 55 años, llega al 22%.

Muy rezagados y casi sin posibilidades en las mediciones demoscópicas están el también izquierdista Ciro Gomes (11 por ciento), el centroderechista Geraldo Alckmin (8 por ciento) y la ecologista Marina Silva (4 por ciento).

El ascenso de Bolsonaro, criticado por su defensa de la última dictadura militar (1964-1985) y sus frecuentes diatribas racistas, misóginas y homófobas, representa desde ya un profundo cambio para la democracia que Brasil recuperó hace sólo 33 años.

“En ningún momento, desde la redemocratización, tuvimos una extrema derecha fuerte en la disputa presidencial”, advierte el politólogo de la Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ) Mauricio Santoro respecto al auge de Bolsonaro.

“Lo veo como un riesgo para la democracia”, dijo Santoro a dpa. “Es un político profesional que adoptó un discurso contra las minorías”.

La crispación política de las últimas semanas condujo a un atentado contra Bolsonaro a comienzos de septiembre, cuando un hombre le clavó al candidato un cuchillo en el abdomen alegando sentirse “amenazado” por sus mensajes políticos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here