Quién fue Ramón Falcón y la bomba en el Cementerio de Recoleta

0
105

Ramón Lorenzo Falcón nació el 30 de agosto de 1855 en la Ciudad de Buenos Aires. A los 15 años ingresó al Colegio Militar, convirtiéndose en el primer cadete en hacerlo, durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento. Egresó tres años más tarde, con honores, y su primer gran combate ocurrió en la Campaña del Desierto, en donde fue cartógrafo. Regresó en 1898, retirándose con el grado de coronel.

En 1906 fue nombrado como jefe de la Policía Federal, cargo en el cual duró tres años, hasta su muerte. Ocurrió en el barrio porteño de Recoleta, precisamente en el mismo lugar en el que esta tarde dos personas colocaron una bomba casera en los escalones del mausoleo que lleva el nombre de Falcón en el cementerio.

La mañana del 14 de noviembre de aquel año volvía en su carruaje del cementerio de la Recoleta tras despedir los restos de su amigo Antonio Ballvé, ex director penitenciario, quien había fallecido a causa de un paro cardíaco. Cuando el coche tomó rumbo al sur, un joven anarquista llamado Simón Radowitzky corrió rumbo al vehículo y arrojó la bomba que le daría muerte al coronel, a su secretario (Juan Alberto Lartigau) y al cochero. Falcón, gravemente herido, murió camino al hospital.

“El mausoleo de Falcón hace una especie de juego con quien era su secretario. Esto está exactamente en la esquina de Azcuénaga y Vicente López, en el extremo contrario de la entrada principal. El horario en el que se produce la explosión es en el mismo horario del cierre. Uno presume que estas personas que estas personas quisieron quedarse dentro del cementerio”, explicó el historiador Eduardo Lazzari.

Y agregó: “En esta fecha y en la muerte de Simón siempre suelen aparecer pintadas anarquistas que en estos días no se veían. Siempre fueron acciones propagandísticas, aunque hace mucho que no ocurre algo como lo de hoy a la tarde. Remite a episodios de los años 70. No son sencillos de planificar. Es bueno saber qué esta ocurriendo porque no es común moverse con bombas y más con este resultado”.

En 1907 fue el encargado de ordenar el desalojo de las familias obreras, quienes se negaron a acatar el aumento unilateral de precios aplicado por su arrendadores. Los trabajadores se manifestaron para expresar el descontento ante la nula intervención gubernamental en la regulación de la vivienda y de las condiciones de vida. Bajo el lema “barrer la injusticia”, decenas de familias tomaron las calles con escobas.

Falcón requirió el apoyo de bomberos de la ciudad de Buenos Aires, quienes redujeron a los manifestantes con agua helada, utilizando mangueras de alta presión. Luego el coronel efectuó los desalojos masivos y aquellos trabajadores que se quedaron en la calle debieron reinstalarse en los campamentos organizados por los sindicatos anarquistas de la época.

“En esta fecha, y en la muerte de Simón (Radowitzky) ocurrida el 26 de febrero de 1956, siempre suelen aparecer pintadas anarquistas que durante estos días no se vieron. Todo lo que esté escrito en las paredes del cementerio de la Recoleta que antes no haya estado tendrá que ver con este hecho”, explicó el historiador.

El 1 de mayo de 1909 comenzó la semana que originaría el plan de los anarquistas para asesinar a Falcón. Aquel día se dio inicio a “La Semana roja”, en donde fallecieron 12 obreros y otros 80 resultaron heridos luego de una represión ordenada por el jefe policial ante una nueva manifestación, esta vez convocada por los anarquistas de la FORA (Federación Obrera Regional Argentina) en Plaza Lorea.

La FORA y la Unión General de Trabajadores (UGT) convocaron a un paro que duró hasta el 6 de mayo, día en el que –por primera vez en la historia argentina- el Estado debió sentarse a negociar con las agrupaciones obreras. Durante esa semana, más de 200 mil huelguistas soportaron una presión represiva que cerró locales obreros y partidarios. También estaba prohibido cualquier tipo de encuentro o reunión. El paro, que comenzó en Capital Federal, se expandió en grandes como Rosario o La Plata.

Simón Radowitzky expresó el odio de los trabajadores contra la brutal represión que personificaba Falcón. Quien colocó la bomba que ocasionó su muerte era un inmigrante ruso, detenido tras el atentado y condenado a prisión perpetua en la cárcel de Ushuaia, en donde permaneció más de 20 años.

“Fue tal el impacto que cuando Radowitzky fue indultado por el presidente Hipolito Yrigoyen causó un malestar profundo entre los conservadores y militares de la época, quienes se aglutinaron para derrocarlo. Fue un límite que no le dejaron pasar”, expresó Lazzari en diálogo con TN.

Falcón está enterrado en el cementerio de la Recoleta, en la sección 20, sobre el muro de calle Azcuénaga, en una obra que le pertenece al escultor León Ernest Drivier.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here